Marketing de contenidos: Pasos a seguir para implementar una estrategia en tu empresa

Marketing de contenidos

Cada vez más, las empresas dedican una importante inversión en sus canales online y en estar presentes en el ecosistema digital. Pero esto no es nada nuevo, ya sabemos que quien quiera ser relevante para sus clientes deben estar en el mundo digital. Lo que nos debemos preguntar es: 

¿Cómo queremos estar o hacernos visibles?

La metodología imprescindible para ello es el Inbound Marketing, del que ya hablé en mi anterior post y lo definíamos como:

Estrategia que se basa en atraer clientes con contenido útil, relevante y agregando valor en cada una de las etapas del recorrido del comprador.

Vía Hubspot


Uno de los pilares fundamentales del Inbound Maketing, es trazar una estrategia de marketing de contenidos, que nos permite atraer clientes potenciales de una manera natural, mediante la generación de contenidos relevantes para un público definido con el objetivo de atraer, convertir y fidelizar clientes.

El marketing de contenidos es un enfoque estratégico de marketing centrado en la creación y distribución de contenido valioso, pertinente y coherente para atraer y retener a un público claramente definido y, en última instancia, para impulsar la acción del cliente rentable.

Joe Pulizzi, creador del Content marketing Institute

¿Por dónde empezamos?

Definición de un objetivo

Antes de ponerte a trabajar debes definir el objetivo de tu estrategia de marketing de contenidos. Algunos de estos objetivos pueden ser:

  • Generación de leads.
  • Aumentar tus ventas.
  • Aumentar el tráfico web.
  • Ser referentes o posicionarnos como expertos en un segmento específico.
  • Aumentar el engagement con la marca en redes sociales
  • Educar a nuestro público para prepararlos para la venta.

Definición de tu buyer persona

Muchos de vosotros os preguntaréis qué es el buyer persona y qué lo diferencia del público objetivo o target.

Un buyer persona es una representación semificticia de nuestro consumidor final (o potencial) construida a partir de su información demográfica, comportamiento, necesidades y motivaciones.

Fuente: 40 de fiebre

Básicamente, es una representación del comprador de tu producto, especificando su edad, profesión, comportamientos, inquietudes, hábitos, deseos, etc.

Sin embargo, el público objetivo es más general ya que abarca a un grupo de personas que la empresa define como sus potenciales clientes. Abarca aspectos sociodemográficos y hábitos generales de consumo pero sin entrar más en detalle.

A continuación, te muestro un sencillo ejemplo de un buyer persona:

Buyer persona

Metodología de marketing de contenidos en 4 pasos

1. Planificar:

Es fundamental tener un plan y objetivos globales a medio y largo plazo. Esto nos permitirá medir el éxito o fracaso que han tenido nuestras acciones o inversión con el fin de mejorar e ir aplicando lo que mejor resultado nos ofrece.

Dentro de esta fase también es importante la identificación de la audiencia y su customer journey, que incluye los puntos de contacto con el cliente, para construir contenido acorde a su perfil y su momento de decisión de compra.

Para ello existen algunas herramientas de construcción de buyer personas y customer journey. Por ejemplo, Smaply.com. Por supuesto, también se puede utilizar papel, rotulador y unos post-it. O una presentación de Power Point.

Smaply
Vía Smaply

Por último, debemos dimensionar el volumen de audiencia. Identificar la cantidad de personas en cada target y el grado de interacción previsto. ¿Cuánta interacción necesitamos para que la acción sea eficiente?

2. Crear: 

Plantear una línea editorial y storytelling. Esta es la fase de producción en la que debemos establecer qué tipología de contenido vamos a generar en base a nuestro buyer persona.

Siempre tenemos que tener presente en el centro de nuestra estrategia a nuestra audiencia para aportarle contenido de valor y satisfacer sus necesidades o resolver sus problemas e inquietudes.

Podemos diferenciar tres tipos de contenido dependiendo del objetivo que le adjudiquemos:

  • Contenido para ser indexado:

Hay un tipo de contenido que siempre va a ser buscado y por el que nuestra empresa desea posicionarse. Se puede clasificar como un “fondo de armario” que siempre tendrá volumen de búsqueda. Un contenido que siempre es interesante buscar, ya sea a lo largo de todo el año o durante una época del año pero que se repite anualmente.

La indexación es un aspecto fundamental que nos permitirá aparecer en los resultados de búsqueda y con ello generar tráfico a nuestra web, teniendo la posibilidad de generar leads y ventas. Para profundizar en estos temas, te recomiendo nuestros contenidos sobre posicionamiento web.

  • Contenido para ser enlazado:

Su objetivo fundamental es aumentar la notoriedad de marca además de generar enlaces. Este tipo de contenido es el que implica más esfuerzo editorial y de producción pues debe ser capaz de motivar a editores web a ser publicado.

  • Contenido para ser compartido:

Orientado a alimentar el ego social: diversión, interés, ciencia, curiosidad… debe animar a ser compartido socialmente.

Por ejemplo: Pangea.es, crea posts alrededor de los lugares y viajes que apelan a los sueños e ilusiones de los viajes con un gran impacto en redes sociales.

Al compartirlo satisface el ego de los usuarios y refuerza determinadas posiciones sociales: interés por el viaje, conocimiento…

Vía: Pangea

Lógicamente, pueden existir contenidos que cumplan más de una función aislada.

3. Distribuir:

Para esta fase, lo primero que tenemos que hacer es pensar en qué formatos y a través de qué canales y soportes vamos a distribuir el contenido. Identificar qué canales y soportes se adaptan y encajan con nuestro buyer persona, adaptando el contenido a cada uno ellos.

Una marca tiene valores, un posicionamiento, misión, visión y una identidad propia, elementos que deben reflejarse en los contenidos generados a través de una voz única.

Por último, para hacer un seguimiento y tener todo bien estructurado y en formato y tiempo es importante la calendarización de los contenidos. Puedes hacerlo a través de tu propia herramienta de calendario de Gmail o Hotmail, o mediante herramientas especializadas como coschedule.com.

CoSchedule
Fuente: CoSchedule

4. Medir:

¿Cómo podemos medir los resultados de nuestras acciones?

Ya sabes que el marketing digital se caracteriza, entre otros aspectos, por su enorme capacidad de medir los resultados de forma inmediata, lo que nos permite hacer un seguimiento a tiempo real e ir ajustando y mejorando las acciones para conseguir los objetivos de la empresa.

Toda acción de marketing necesita mostrar resultados y con el marketing de contenidos no es diferente

Hablamos de los KPIs (Key Performance Indicators). Son indicadores clave de rendimiento que van de la mano de los objetivos. Para saber si hemos logrado esos objetivos asociamos a cada uno de ellos un KPI. Esto nos permite medir el rendimiento, la evolución y saber si la estrategia está dando resultados.

Un buen KPI debe ser: específico, medible y alcanzable.

Podemos diferenciar los siguientes tipos de KPIs:

Indicadores medición

Algunas ideas rápidas de formatos y consejos para la producción de contenidos 

Ten en cuenta los siguientes puntos a la hora de crear el contenido:

  1. Haz una selección de palabras clave.
  2. Ten en cuenta el tamaño y formato de los contenidos.
  3. Que el contenido sea escaneable.
  4. Optimiza el contenido para los motores de búsqueda (SEO).
  5. Produce contenido con frecuencia.
  6. No repitas contenido.
  7. Usa links relevantes hacia afuera y trata de que otros te enlacen.

Te indico algunas ideas de formatos que funcionan muy bien y que puedes incluir en tu planificación de contenidos:

Conclusión

Recuerda que los resultados de las estrategias de Marketing de Contenidos no son inmediatos, pero son duraderos. Requiere una importante planificación e investigación previa sobre nuestro público al que llamamos en marketing de contenidos, buyer persona.

A partir de esto, solo tienes que comenzar a planificar y generar los contenidos que sean más adecuados para tu audiencia, sin olvidar nunca que debes aportar un valor diferencial situando al consumidor en el centro de tu estrategia.

Ahora que ya sabes lo que es el Marketing de Contenidos…

Es hora de poner en práctica cómo crear, ejecutar y medir una estrategia de contenidos, siempre alineada tanto con los objetivos de la empresa como con el buyer persona.

No olvides que el marketing digital tiene un alto componente de prueba y error, que nos permite hacer un seguimiento y medir cada paso al frente, por lo que no tienes nada que perder ya que descubrirás qué estrategia funciona mejor en tu caso.

Los mercados son conversaciones.

Cluetrain Manifiesto, 1999

¿Listo para empezar?

Dejar un comentario